El grupo yihadista Nusrat al Islam wal Muslimin (Grupo de apoyo al islam y a los musulmanes), publicó en un comunicado el nombre de cinco rehenes retenidos, entre ellos, está el nombre de la Madre Superiora, Gloria Cecilia Narváez. La religiosa de 56 años, fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, suroeste de Malí, en las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso.

En la lista de personas retenidas por el grupo terrorista también se encuentra el nombre de la ciudadana francesa  Shopie Pétronin, secuestrada en diciembre de 2016 en la ciudad de Gao en el norte de Malí; también a la suiza Béatrice Stockly, retenida en enero del 2016 en la ciudad maliense de Tombuctú, el rumano Julian Ghergut, capturado en 2015, y del médico autraliano Arthur Kennet Elliot, quien fue secuestrado hace más de dos años en Burkina Faso.

El líder de este grupo terrorista, Iyad Ag Ghali, aseguró que el Vaticano no ha aunado esfuerzos para relanzar negociaciones sobre el caso de la monja colombiana y además, señaló que dejará de compartir  videos de los rehenes.

En una oportunidad anterior, se dio a conocer un video como prueba de superviviencia y lo publicó  SITE Intel Group, especializado en noticias sobre seguridad virtual y grupos terroristas. En el video, la Madre Superiora pidió al papa Francisco que intervenga por su libertad y clamó ayuda por una de sus compañeras de cautiverio.

En las imágenes, la religiosa aparece al lado de una mujer quien sería la francesa Sophie Petronin y que muestra decaimiento.

¿Cómo fue el secuestro?

Gloria Cecilia Nárvaez viajó como voluntaria en una misión de ayuda a Malí. Estaba junto a otras compañeras atendiendo a la población de Bamako, cuando un grupo de yihadistas armados entró a la población cerca de las 9:00 p.m.

La madre Noemí, de la congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada en Bogotá, contó que en el momento del secuestro, Sor Sofía logró encerrarse en una habitación, Sor Adelaide se refugió en el puesto de salud y cuando le preguntaron a Sor Clara cuánto dinero darían por ella, fue cuando Sor Gloria intercedió y exigió que la dejaran en paz y exclamó que como misioneras no tenían dinero para rescates y los atacantes decidieron llevársela a ella.

La religiosa Narvaéz nació en Pasto, Nariño, y lleva más de 40 años formando parte de la congregación de hermanas franciscanas. Al momento de su secuestro, llevaba seis meses desempeñando un trabajo como misionera para educar a niños y mujeres musulmanas en situación vulnerable.

loading...

Comentarios