PUBLICIDAD

Acabar con intermediación, integración vertical y corrupción en sector salud, para una verdadera reforma, piden expertos – @Misericordia_CI

Un verdadero desafío después del hundimiento de la reforma, la discusión se hace a través del dialogo para lograr una gran reforma humanizada y producto del dialogo”, con este argumento el médico y presidente de la Clínica La Misericordia, Dieb Maloof, dio apertura al foro “Desafíos del Sistema de Salud en Colombia”, que convocó hoy a expertos en salud, usuarios, sindicalistas, académicos, congresistas y miembros del gobierno nacional.

Durante su intervención, uno de los panelistas, el Senador Fabián Castillo, admitió que la ley de punto final para la salud no llenó las expectativas, y propuso depurar el sistema para acabar con el flujo de corrupción en el sector. “El sistema de salud mueve $ 50 billones y mucha parte se pierde en corrupción”, reiteró.

Por su parte la Vicepresidenta de Federación Médica Colombiana FMC, Carolina Corcho, reclamó una reforma estructural al sistema de Salud en el país, revelando que solo 14 EPS en Colombia cumplen con el mínimo del capital y de patrimonio.

Para la experta, “el gasto público en salud sigue estando bajo en comparación con otros países. El presupuesto general de la Nación está supeditado a los debates y se requiere un nuevo sistema de salud, asegurando que la administración de los recursos evidencia fallas, hay una alta intermediación, no hay garantías de que un manejo oportuno de los recursos de la salud. No sea aclarado con los rendimientos financieros, parte ser tienen en el sector financiero y hacen que el flujo de recursos públicos del sistema sea inestable.

Agregó por otro lado, que no existe un sistema de información público de los temas administrativos del sector salud, que nos permita saber cuáles son los déficit o deudas y no hay un control, también hay muchos recursos intermediados que no llegan a donde deben llegar y si no se interviene el problema a tiempo, cualquier reforma resulta superficial.

Olga Lucía Zuluaga, presidenta de ACESI, aseguró que durante mucho tiempo tuvimos un ministerio de Salud legislando a favor de las aseguradoras, y en cuanto a los temas de Control, Vigilancia y Control, se encuentran infinitas normas, pero se incumplen reiterativamente, además que existe fraccionamiento del sistema de salud, desde la financiación, los recursos atrapados que quedaron en las alcaldías, y que grupos al margen de la ley se quedaron con estos recursos, lo que generó una cartera en el régimen subsidiado.

Para Zuluaga, hay una integración vertical, las normas son claras, no debe haber un porcentaje mayor del 30%, hay muchas EPS que no cumplen margen de solvencia y patrimonios, pero sus conglomerados si tienen solvencia y se han generado grandes debilidades en vigilancia y control.

Por otro lado, señala que el sistema no ha generado incentivos claros para el pago de la facturación en forma efectiva, los problemas son estructurales, en un momento del sistema la sola desfinanciación que hubo en la que se suponía que el contributivo iba a financiar al subsidiado. Se debe garantizar evitar tantas barreras de acceso que hoy en día se están dando.

A su turno, Dieb Maloof, presidente de la Clínica La Misericordia, fue enfático en aclarar que hay EPS que no pagan y esperan hasta final de año para quedarse con el 30% de la facturación, si hay posibilidad de que los recursos fluyan la posibilidad de que sean en favor del usuario es casi imposible, agregando que la vulnerabilidad de la gente va dentro del proceso de intermediación, pero también de corrupción del sistema.  “El dinero ha quedado en los intermediadores, unas EPS en buenas condiciones y unas en malas”, puntualizó.

Maloof concluyó en que se debe evitar la intermediación, la integración vertical, fortalecer la red pública en los entes territoriales, acabar con contratos leoninos. La mejor forma no es que se considere la universalidad de la atención, sino que se defina una buena fuente de financiación.

A su turno, el congresista Armando Zabaraín,  afirma que no se requieren nuevas leyes sobre salud, sino actos administrativos para resolver los problemas existentes y recordó el control de precios del exministro Alejandro Gaviria en el año 2016. Denunció que el Plan de Vacunación Nacional corre el riesgo de paralizarse por un cuello de botella para el pago de salarios a 55 mil vacunadores, señalando que los recursos se deben generar de manera inmediata, a través de giro directo, pues los dineros se deprecian cuando se depositan en bancos.

Zabaraían considera que el modelo de salud colombiano no ha sido vigilado, la Superintendencia de Salud, no ha sido clara en tomar decisiones de fondo.  “El sistema se ha pervertido, necesita de fondo una restructuración apoyándonos en expertos”.

Otro de los expertos, el director del Hospital Universidad del Norte, Diego Castresana, explicó en su concepto los énfasis del problema. En los recursos financieros hay que hablar de ingresos y gastos, el modelo actual del sistema está basado en la promoción y prevención y los servicios prestados se deberían gastar en lo menos posible, en evitar muchas patologías para que no lleguen a complicaciones. “Hoy el gasto está relacionado en enfermedades como diabetes, cáncer, sida, cálculos renales, que cuando se intervienen se evita que lleguen a complicaciones. La forma como entra el dinero y como es gastado. Se podría disminuir cuando se hace una promoción adecuada de la prevención de muchas enfermedades y esto tiene un componente cultural, cambio de hábitos y salud mental, ésta última está increíblemente descuidada, concluyó.

Castresana también aseguró que hay una falta enorme de desconfianza entre los actores del sistema, ninguno de los actores confía en el otro y es difícil que fluya, esto sumado a la falta de transparencia, al preguntarse ¿dónde está la plata de las cuentas que tiene la ADRES, es complicado saber que hacen, esto no genera confianza y presenta enormes problemas, por lo que la solución debe ser multifactorial”, dijo.

Por otro lado, el congresista Modesto Aguilera, anotó que el país perdió una gran oportunidad de tener una profunda Reforma al sistema de salud, denunciando intereses particulares en el Congreso y en el mismo sector público, citando por ejemplo, el tema de los pagos de la ADRES a la salud.

LaVibrante.Com