PUBLICIDAD

A la luz hipótesis sobre masacre de jóvenes en Buga

Este fin de semana, en la zona rural plana de Buga, dos menores y cinco jóvenes con edades entre los 17 y 18 años quienes asistieron a una fiesta fueron irrumpidos por tres hombres quienes prosiguieron a cometer una masacre.

Los hechos cuentan que los hombres buscaban secuestrar al hijo del dueño del lugar, que se encuentra ubicado en a vereda Cerro Rico del corregimiento Chambimbal, en el centro del Valle del Cauca. El propietario de la finca es Wilson Alberto Pérez Murillo.

Por lo anterior, La Fiscalía General de la Nación está investigando junto con un cuerpo élite de 10 funcionarios, de los que está al tanto el Presidente de la República, Iván Duque, el Fiscal General de la Nación, y otras autoridades con la Policía Nacional.

“Mi hijo llegó al lugar en compañía de un amigo y sus familiares a eso de las 7 de la noche del sábado 23 de enero, a departir en familia. En el sitio había más personas que salieron ilesas y trataron de auxiliar a todas las víctimas”, mencionó Wilson Pérez, dueño de la finca.

Asimismo, Pérez indicó  que eran las 2 de la madrugada de este domingo 24 de enero, cuando los tres hombres llegaron con arma de fuego preguntando por su hijo.

Las victimas que se encontraban entre los 17 y 18 años, eran hijos de familia en Buga. El hijo de Wilson, Jacobo Pérez había quedado herido en el atentado, pero falleció en la tarde de este domingo a causa de un disparo en la cabeza.

Hasta el momento, las entidades judiciales dan una recompensa de hasta 200 millones de peso a quien de información sobre el paradero de los presuntos responsables.

LaVibrante.Com