PUBLICIDAD

19 de octubre día mundial de la lucha contra el cáncer de mama

Hoy se celebra el Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, según la Liga Colombiana Contra el Cáncer, en los últimos meses ha caído considerablemente la realización de mamografías, por lo que no hay una detección temprana de esta enfermedad que es la primera causa de mortalidad e incidencia en mujeres.

El cáncer de mama se origina cuando las células mamarias comienzan a crecer sin control, normalmente forman un tumor que se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una masa o bulto.

La mayoría de los cánceres de seno comienza en los conductos que llevan la leche hacia el pezón llamados cánceres ductales. Algunos cánceres se originan en las glándulas que producen leche denominados cánceres lobulillares. Asimismo, hay otros tipos de cáncer de mama que son menos comunes como el tumor filodes y el angiosarcoma.

El cáncer de seno ocurre casi exclusivamente en las mujeres, pero los hombres también lo pueden padecer, por cada 100 casos en mujeres hay 1 en hombres.

Según la Organización Mundial de la Salud, esta enfermedad es la más común entre las mujeres y la segunda más común en toda la población. En el caso de Colombia, de un 29,3% por 100.000 mujeres tienen cáncer de mama.

En promedio una mujer tiene 1 en 8 probabilidades de desarrollar esta enfermedad a lo largo de una vida de 80 años.

Hay tres factores de riesgo, el primero es el de antecedentes familiares, si existen casos de la enfermedad en la familia cercana ya sea a través de la madre, hermana o hija, principalmente a temprana edad, aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama un 5%.
El segundo es la menstruación a temprana edad, si se presentó antes de los 12 años, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta y por último, cuando se tiene el primer hijo, las mujeres que tienen su primer hijo después de los 30 años estadísticamente tienen un riesgo mayor.
Estos son los signos y síntomas de esta enfermedad.
Es importante conocer cómo lucen y se sienten normalmente los senos para percatarse de cualquier cambio o alteración y hacer poder hacer una detección temprana, por ello se recomienda realizar el autoexamen cada mes después de cumplir 20 años y realizarse un examen clínico de la mama por lo menos cada tres años.
A partir de los 40 años se recomienda aumentar la frecuencia del examen una vez al año, y a partir de los 50 años, solicitar al prestador de salud la mamografía para obtener un posible diagnóstico a tiempo.