La escala, siendo el 5 el nivel más alto de peligro, refleja un alto riesgo de accidentes relacionados con conflictos, secuestros, detenciones arbitrarias, asesinatos deliberados, lesiones y ausencia de un poder judicial independiente para investigar delitos contra periodistas y procesar a los responsables.

En el informe anual que dio a conocer la organización no gubernamental Campaña Emblema de Prensa (PEC) en el 2018, 113 periodistas fueron asesinados en 30 países, un 14% más que en el año anterior, se evidencia que México y Afganistán figuran como los países más peligrosos para ejercer como reportero. En este documento la ONG registra los asesinatos, persecusiones y censuras a periodistas y medios de comunicación en todo el mundo.

Por segundo año consecutivo se encuentra México encabezando la lista, donde se registraron 17 corresponsales asesinados, seguido de Afganistán con el mismo número, duplicando su cifra con respecto al 2017. Por otra parte, Siria ocupó el tercer lugar con 11 fallecidos de forma violenta y le siguieron Yemen y la India con 8 muertos cada uno. Estos 5 países representan más de la mitad de las víctimas (61).

“Los grupos terroristas en Afganistán y los grupos criminales en México, son los principales culpables que cobran las vidas de los periodistas. Mientras que en Yemen y Siria, los reporteros perdieron la vida en combates o fueron atacados por grupos armados mientras ejercían su profesión y cubrían conflictos y guerras”, así lo indicó la PEC resaltando que dos tercios de las víctimas murieron en zonas de conflicto.

“Después de un comienzo desastroso, el 2018 termina más tranquilo pero estamos lejos de la meta, necesitamos una reducción de al menos la mitad de la cantidad de periodistas asesinados», así lo manifestó Blaise Lempen, secretario general de la PEC, organización que pide la implicación de actores como el Consejo de Europa o la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para buscar medidas preventivas.

La PEC promueve la Convención Internacional. Su objetivo es fortalecer la protección de los periodistas. “Si no se llega a un acuerdo con los gobiernos de todo el mundo, no habrá controles legales ni balances frente a la seguridad de los periodistas”, expresó la presidenta de la PEC, Hedayat Abdel Nabi.

El asesinato que más revuelo tuvo en los medios de comunicación de todo el mundo fue el caso de Jamal Khashoggi, periodista saudí, quien ingresó al consulado de Arabia Saudita en Estambul y luego habría desaparecido. La investigación adicional realizada por las agencias policiales turcas reveló que el periodista fue brutalmente asesinado en el territorio de la embajada, luego desarmado y disuelto en ácido para destruir las huellas del crimen.

De acuerdo con la PEC, el año pasado, el número de mujeres periodistas asesinadas aumentó considerablemente, pasando de 5 en el 2016 a 16 en el 2017, mientras que este año fueron asesinadas 7 periodistas. Entre 2009 y 2018 han sido asesinados 1.221 periodistas de distintos medios en todo el mundo, 122 por año, en promedio, 2,34 por semana.

loading...

Comentarios