El contenido de medios de alta velocidad puede contribuir a disminuir la concentración y la memoria.

La Academia Americana de Pediatras y la Sociedad de Pediatras Canadienses aconsejan que los infantes entre 0 y 2 años no se deberían exponer a la tecnología. Entre 3 y 5 años, se debería restringir a una hora diaria, y entre 6 y 18 años, 2 horas máximas por día. Sin embargo, los niños y adolescentes dedican entre 4 a 5 veces más del tiempo estipulado a usar estos dispositivos tecnológicos. Es por eso que Cris Rowan, pediatra ocupacional, le pide a los padres y gobernadores que prohiban el uso de dispositivos de mano para niños menores de 12 años.

Estas son sus razones:

1. El rápido crecimiento cerebral

Entre los 0 y 3 años, el cerebro de los niños se desarrolla 3 veces más. Pero el crecimiento temprano está determinado por estímulos ambientales o falta de estos. Y se ha demostrado que la estimulación de los dispositivos tecnológicos de mano se asocia a generar déficit atencional, retrasos cognitivos, aumento de la impulsividad y problemas de aprendizaje y disminución de la capacidad de autorregularse. 


2. Desarrollo retrasado

La tecnología no necesita de movimientos mayores, por lo que puede causar un retraso en el desarrollo. Ahora, 1 de cada 3 niños entra a la escuela con un desarrollo disminuido. El movimiento mejora la atención y capacidad de aprendizaje. Es por eso que el uso de la tecnología en menores de 12 años es perjudicial para el desarrollo y aprendizaje infantil.


3. Obesidad epidémica

Los niños que les permiten usar un dispositivo en sus habitaciones, tienen un 30% más de posibilidad de ser obesos. 1 de cada 3 niños en Estados Unidos es obeso. Y 30% de esos niños con obesidad probablemente desarrollarán diabetes y serán más propensos a tener problemas al corazón. Debido a los altos porcentajes de obesidad, los niños del siglo 21 podrían ser la primera generación en la cual existan muchos niños que no van a sobrevivir a sus padres.


4. Privación del sueño

60% de los padres no supervisan el uso de la tecnología de los niños, y a un 75% de los niños se les permite usarlas dentro de su habitación. Y un 75% de esos niños tiene problemas para dormir y disminuyen sus notas en la escuela.


5. Enfermedades mentales

El uso excesivo de tecnología está relacionado con factores que aumentar las tasas de depresión infantil, ansiedad, desórdenes alimenticios, déficit atencional, autismo, bipolaridad y problemas de comportamiento.


6. Agresividad

El contenido violento de los medios puede causar que un niño sea más agresivo. Los niños se exponen a contenidos violentos o sexuales que los influencian de mala manera, y muchas veces sin regulación.


7. Demencia digital

El contenido de medios de alta velocidad puede contribuir a disminuir la concentración y la memoria. Y un niño que no puede concentrarse, no puede aprender.


8. Adicciones

Como padres nos relacionamos cada día más con la tecnología y eso puede provocar una separación en las relaciones con los niños. Esta posible falta de apego de los padres puede generar que los niños se vuelvan adictos a la tecnología. 1 de cada 11 niños entre 8-18 años en Estados Unidos es, de hecho, adicto.


9. Emisión de radiación

El Organismo de Salud Mundial ha clasificado a los celulares como dispositivos que podrían ser cancerígenos debido a su emisión de radiación. Y, como sus cerebros y sistema inmune todavía se está desarrollando en los niños, son más sensibles a una variedad de agentes que los adultos.


10. Es insostenible

No es sostenible la manera en que los niños están siendo criados y educados con la tecnología. Los niños son nuestro futuro, pero no hay futuro en niños que usen de manera excesiva la tecnología. Es necesario cambiar esta costumbre porque nuestros niños están perdiendo esa creatividad y pensamiento crítico que se genera cuando la mente trabaja y se mantiene activa.

Comentarios