El periodista de origen alemán Hajo Seppelt explicó todo acerca de la investigación que realizó para descubrir el posible dopaje en muchas disciplinas deportivas en atletas rusos, y esas informaciones son base del informe McLaren que habla de los entrenamientos realizados en dicha.

Seppelt cuenta que viajo a territorio ruso dos meses antes de que empezaran los juegos olímpicos de invierno que se llevaron a cabo en la ciudad rusa de Sochi en el 2014. “Fue como estar en una película o en un cuento de espías”.”El científico era una persona muy abierta. Me dijo es una sustancia fantástica, indetectable, y no pueden ni intentar tener el control para detectarla”.

“con un típico gorro ruso en un coche enorme”. “Aquí tienes una muestra, me indicó. Le dije voy a probarla a ver si funciona y le hice algunas preguntas tontas para tener más tiempo de grabación”.

Asegura que cuando regresó a Alemania, no habían podido detectar esa sustancia y que con esa sustancia podían dopar a toda la delegación alemana.

“Nos reunimos en un bar y me explicó todo. Fue sorprendente oír a un antiguo trabajador de la agencia antidopaje rusa decirme que ésta es una agencia prodopaje. Cubrimos la historia para hacer lo contrario de lo que debemos, me contó. Había hecho grabaciones ocultas y nunca me pidió dinero”.

El periodista sentía que algo no estaba bien y que tenia que hacerlo publico cuando antes, por lo que arriesgó su puesto y hasta se quedó sin empleo durante un periodo de 6 meses.

Rusia se vió en “jaque” en los juegos olímpicos de Rio 2016, cuando gran parte de esa delegación salió positivo en los exámenes de dopaje previos a los preolimpicos, eso se reflejó mucho la tenista Maria Sharapova impactó con sus declaraciones al afirmar que se había dopado con una sustancia que según ella, “no sabia que era ilegal”, por lo cual no puede competir por tiempo indefinido y le fueron retiradas muchos de sus patrocinios principales.