PUBLICIDAD

Roger Federer campeón de Wimbledon 2017

Por octava vez en su carrera Roger Federer es campeón de Wimbledon tras derrotar en tres sets al croata Marin Cilic. Poco más de una hora y media le fue suficiente al helvético para deshacerse de su rival con parciales de 6-3, 6-1 y 6-4 y conseguir su título número 19 de Grand Slam, además de convertirse en el tenista hombre con más coronas en la catedral del tenis.

A sus 36 años el nacido en Basilea sigue demostrando que aún tiene mucho que dar, y lo hizo saber hoy al lograr ser campeón de Wimbledon sin ceder un solo set en todo el campeonato. El partido se planteó sin sorpresas, donde Federer fue superior a un ansioso Cilic que no supo aprovechar las oportunidades de quiebre que tuvo en la primera manga, errores que le costarían la estabilidad en el juego y que después lo llevarían a ceder su servicio con una doble falta, dejando las cuantas 6-3.

Octavo titulo en Wimbledon y numero 19 de Grand Slam en la carrera de Federer.

Ante la impotencia de haber desperdiciado esas oportunidades de quiebre, Cilic tuvo un ataque de nervios y no pudo contener el llanto. Finalmente el croata se reincorporó al juego después de haber sido atendido y consolado por su fisioterapeuta, y con su saque ganó un ‘game’ para poner las cuentas 3-1 en el segundo set, sin embargo el dominio de Roger fue absoluto quedándose con la manga con un contundente 6-1.

Marin Cilic durante un emotivo momento en la final de Wimbledon.
Foto: AELTC/Ben Solomon.

En tercer set se vio a un Federer tranquilo a la espera de lo que hiciera su rival, una Marin que trato de ser más agresivo tomando la iniciativa en el inicio del set, siendo firme con su servicio, pero sin lograr romper el del suizo. Posteriormente el helvético con experiencia y sabiduría supo romper el saque del croata, poniendo el encuentro 4-3 a su favor, en los siguiente dos ‘games’ ambos mantuvieron su servicio; Roger se vio ante la oportunidad ganar el  título con su saque lo que pudo concretar con un poderoso ‘ace’  dejando el set 6-4 y coronándose por octava vez en su carrera como rey de Wimbledon.