El príncipe Enrique les pidió a los medios de comunicación que dejen de hostigar a su novia, la actriz estadounidense Meghan Markle, a través de un comunicado poco común emitido por el Palacio de Kensington este martes.

El comunicado, que confirma la relación por primera vez, dice que “durante la semana se cruzó una línea” y acusó a la prensa y a los saboteadores de las redes sociales de abuso racial y sexista.

“Su novia Meghan Markle ha sido sujeto de una ola de abuso y hostigamiento. Algunos de estos comentarios se han hecho públicos: la calumnia en la página principal de un periódico nacional; los comentarios con trasfondo racista; el sexismo y racismo rotundo por algunos ‘trolls’ de las redes sociales y de los comentarios en artículos en internet”, dice el comunicado que fue emitido por la secretaría de comunicaciones del príncipe Harry a través de la cuenta de Twitter del Palacio de Kensington.

“Algo de esto ha sido escondido del público: las batallas legales nocturnas para mantener las historias difamatorias fuera de los periódicos; su madre tuvo que luchar con fotógrafos que querían cruzar su puerta”, añade el comunicado.
Esta advertencia puso fin a semanas de especulación en los medios de comunicación sobre si el príncipe y Meghan Markle estaban en una relación.

El comunicado del palacio dice que Markle, que vive en Toronto donde la serie de televisión Suits está siendo filmada, ha tenido fotógrafos tratando de irrumpir en su casa y que su exnovio había recibido “sobornos sustanciales” por varios periódicos.

“El príncipe Harry está preocupado por la seguridad de la señorita Markle y está profundamente decepcionado de no poder protegerla”, dice el comunicado.

El príncipe pidió que este comunicado fuera emitido para que la prensa detrás de la historia pueda “hacer una pausa y reflexionar antes de que se haga más daño”.

Dejar respuesta