En el pasado ya lo habían hecho Messi, Mascherano y Suárez por las selecciones de Argentina y Uruguay, respectivamente, cuando disputaron las eliminatorias con Colombia en el estadio Metropolitano.

Poco después de arribar a la ciudad el pasado 26 de diciembre, Gerard Piqué, uno de los jugadores más emblemáticos de este Club Deportivo, se conectó inmediatamente con el calor humano que le transmitieron los barranquilleros que lo abordaron a su llegada al aeropuerto Ernesto Cortissoz. Desde el personal operativo del terminal aéreo que los recibió hasta los periodistas de los diferentes medios de comunicación que lo esperaron para entrevistarlo, grabarlo y fotografiarlo a la salida del mismo, lo acogieron con una cálida sonrisa en medio de un ambiente de alegría y admiración.  No era para menos, ya que era la primera vez que el futbolista español pisaba suelo barranquillero.

Anteriormente, tres de sus actuales compañeros del Barsa (Leonel Messi y Luis Suarez, Javier Mascherano) ya tuvieron la oportunidad de estar en Barranquilla, pero no precisamente para vacacionar sino para jugar los compromisos futbolísticos de las pasadas eliminatorias; mientras que Piqué, esta vez, arribó a la capital del Atlántico,  en plan turístico para conocer la ciudad que vio nacer a su actual pareja sentimental, Shakira.

La incertidumbre despejada.

Los medios de comunicación estaban a la expectativa de cómo sería, a su llegada, la reacción de Piqué ante la prensa barranquillera y demás corresponsales de medios internacionales, teniendo en cuenta la situación incómoda que el jugador había tenido que afrontar, días antes de su visita a Barranquilla, con una periodista en el aeropuerto de Miami, ciudad donde pasó las fiestas de navidad en compañía de Shakira y los hijos de la pareja, Milan y Sasha. Al respecto, había trascendido en los medios internacionales el rumor de que el futbolista tuvo un altercado con una reportera gráfica de Estados Unidos, tras sentir, al parecer, “acoso” insistente por parte de la Paparazzi.

Para sorpresa de todos, el defensa del equipo catalán despejó la incertidumbre, luego de mostrar su amabilidad y decencia ante las cámaras, desde el interior de la camioneta que abordó poco después de descender del avión chárter en que llegó. Piqué, en medio del cansancio del viaje y de la ansiedad por conocer las “raíces” de la creadora de Pies Descalzos, nunca ocultó la sonrisa que brotaba de su rostro en todo momento y atinó a expresar ante los comunicadores sociales que se aglomeraron para captarlo, lo feliz que se sentía de estar en Barranquilla.

Fueron breves las declaraciones que el número 3 del Barcelona F.C. brindó a los Medios. En su corta charla, el defensa no se refirió a sus actividades y temas futbolísticos sino a las vacaciones que venía a disfrutar en compañía de la estrella barranquillera y sus primogénitos.

Tour por Barranquilla.

Durante su estancia por la Arenosa, como se le conoce cariñosamente a Barranquilla, el futbolista tuvo la oportunidad de apreciar gran parte de los paisajes naturales que bordean el corazón de esta zona de la región caribe, como el Club de Pesca, el rio magdalena y su desembocadura con el mar caribe en bocas de ceniza, la brisa y el clima tropical seco de la ciudad. La comodidad en la vestimenta de Piqué, reflejaba claramente que él ya conocía los grados de temperatura de la ciudad; pues su bermuda, suéter, tennis y gorra, fueron los atuendos que dejó entrever mientras se desplazó por cada uno de los lugares que visitó en la ciudad.

En su recorrido por Curramba la bella, como también es conocida la ciudad, tanto Piqué como Milan y Sasha fueron invitados por Shakira a conocer las instalaciones del colegio La Enseñanza, la escuela educativa donde la artista estudió y se graduó. Asimismo la familia Piqué Mebarak visitó la institución educativa Pies Descalzos, donde pudieron constatar el crecimiento que la misma viene teniendo desde que Shakira la inauguró. Además, hubo espacio para que la pareja, en compañía de sus hijos, deleitaran algunas de las delicias gastronómicas más representativas, no únicamente en el apartamento de los papás de Shakira sino también en varios de los restaurantes que visitaron, donde no pasaron desapercibidos ante la vista de muchas personas.

Incluso en el parque del boulevard del centro comercial Buenavista, al norte de la ciudad, los niños Piqué Mebarak tampoco pasaron inadvertidos; pues los vecinos y demás transeúntes en general que pasaban por el lugar en ese preciso instante, fueron testigos de cómo Milan y Sasha se divertían felizmente de los columpios y del juego de balones en la cancha del mismo. Pese a que sus abuelos paternos, que también hicieron parte del tour por Barranquilla, estaban con ellos ahí presentes, la vista de las personas se enfocaba directa y exclusivamente en los infantes.

De igual forma, Shakira y Piqué aprovecharon sus vacaciones con sus hijos para visitar los campos de Golf de un reconocido club social de Barranquilla, ubicado en el corregimiento de Sabanilla en el municipio de Puerto Colombia. Ahí gozaron de un rato de esparcimiento, jugando golf, contemplando la tranquilidad del lugar y las brisas decembrinas, que por estos días vienen cargadas de frio.

Hermetismo en torno a su despedida.

Dado el acontecimiento coyuntural que estas figuras internacionales de la vida pública protagonizaron en Barranquilla, la familia del artista y el futbolista así como su personal de logística y seguridad, decidieron mantener toda la discreción y prudencia posible para la despedida de ellos dos días después de haber llegado a la ciudad. Tanto para los medios como para la gran mayoría de barranquilleros, resultó extraño y asombroso que la pareja decidiera no pasar el fin de año con sus hijos en la ciudad y se despidieran repentinamente.

Aun no se conocen los motivos reales que ameritaron que Shakira y Piqué se marcharan intempestivamente de la ciudad el 28 de diciembre, ya que ambos, en compañía de sus hijos, suegros y demás familiares, tenían previsto pasar y disfrutar el 31 de diciembre, juntos como familia. Sin embargo, extraoficialmente se conoció que Piqué debía retornar a sus entrenamientos con el Barcelona el 2 de enero de 2017.

El Encuentro con Teófilo Gutiérrez.

Justo antes de emprender el viaje hacia Barcelona, Shakira y Piqué coincidieron con el delantero del equipo Rosario Central de Argentina, Teófilo Gutiérrez, en el aeropuerto internacional Ernesto Cortissoz. En el encuentro, el futbolista barranquillero y su hijo Cristiano le regalaron a Piqué una camiseta autografiada de la Selección Colombia, mientras que el futbolista Catalán  estampó su firma en una camiseta que llevaba Teófilo, del equipo Junior de Barranquilla. Felices, y con gesto de gratitud y admiración, posaron ante las cámaras para retratar este recuerdo. De esta manera, el astro del Barcelona y la artista colombiana más grande del pop latino y rock en español, finalizaron, junto a sus hijos, su estadía por la ciudad donde nació y despegó su carrera musical a nivel nacional e internacional.

shakira-y-pique

 Fotografías: Cortesía @ShakiraMedia y Diario de Yucatán, México.

Compartir
Artículo anteriorJennifer Lopez y Drake se besan en público
Artículo siguiente¡Qué Camello!
Mario Polo Gutiérrez
Comunicador Social y Periodista con énfasis en Comunicación Organizacional, egresado de la Universidad Autónoma del Caribe. Con estudios en Comunicación Administrativa, Comunicación Gerencial, Televisión Digital Terrestre, Tecnología para la Información y la Comunicación, Mercadeo, Marketing Digital, Salud Ocupacional, Alta Gerencia, Gestión Ambiental y Cambio Climático; Patrimonio, Carnaval, Cultura y Desarrollo. Con experiencia periodística en medios de comunicación a nivel nacional e internacional así como en el sector privado, desempeñándome en diversos cargos. Actualmente me encuentro vinculado como redactor periodístico de varios medios y también como asesor y docente académico de una destacada Universidad en la ciudad de Barranquilla.

Dejar respuesta