La ganadora Patricia Engel recibió una escultura del artista Hugo Zapata, 40 millones de pesos y un diploma

El jurado la anunció como la ganadora del galardón por Vida, un libro de nueve cuentos que aborda temáticas como lo latino, lo femenino y la migración.

El veredicto del PBNC, auspiciado por EAFIT, Grupo Familia y Caracol Televisión, se conoció la noche de este miércoles 25 de enero en la Universidad.

Patricia Engel obtuvo el primer lugar de la tercera edición del Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana (PBNC) con Vida (Alfaguara), un libro de nueve cuentos en los que la protagonista es Sabina, una mujer que nació en los Estados Unidos, y es hija de inmigrantes colombianos que entrelaza en sus historias lo femenino, lo latino y la migración.

El resultado del PBNC auspiciado por EAFIT, Grupo Familia y Caracol Televisión se conoció la noche de este miércoles 25 de enero, en el Auditorio Fundadores de la Universidad, en una ceremonia que contó con la participación de los tres finalistas: Patricia Engel, Ricardo Silva Romero y Santiago Gamboa.

El acto del jurado, encabezado en esta ocasión por la escritora argentina Leila Guerreiro, dice que valora ante todo su estructura. “Se trata de una novela fragmentada en relatos que logran una unidad notable gracias a una voz sólida, fresca, honesta y recorrida por un humor inteligente. Resalta también la originalidad de su temática, puesto que no es la historia clásica de migrantes latinos en Estados Unidos, sino la de una familia de clase media ya instalada en el país, cuya problemática no pasa por los temas previsibles y varias veces contados: delincuencia, adicciones, desempleo, problemas migratorios, etc., sino por un desajuste casi existencial, sobre todo por parte de su protagonista femenina. Vida es a la vez un retrato de época de una generación y de una forma de relacionarse con el mundo. La voz narradora, sofisticada, económica y precisa es la de un personaje femenino duro, nihilista y sumamente verosímil con una mirada sin condescendencia por sí mismo ni por el mundo que lo rodea. Este libro tiene temas y personajes construidos a partir de una fuerte contemporaneidad”.

La ganadora mencionó que cuando escribió los relatos no tenía idea de que iban a ser publicados porque como ocurre con muchos escritores el primer libro es el que se escribe para uno mismo, corresponde a un proceso muy íntimo, personal. “Cuando salió mucha gente me preguntó por la estructura, pero yo me sentí muy libre escribiéndolo y por eso tiene un aspecto experimental, son cuentos que se pueden leer como una novela, no es totalmente tradicional y trato de mantener ese espíritu de aventura cuando escribo mis nuevas obras”.

Héctor Abad Faciolince, director de la Biblioteca Luis Echavarría Villegas de EAFIT y uno de los gestores del PBNC, señaló que el libro ganador es un texto insólito para la literatura colombiana, que se aleja del barroquismo, seco, con frases cortas. Resaltó, además, la pertinencia que tiene para el momento actual de los Estados Unidos, pues es la historia de una hija de migrantes de Suramérica nacida en ese país y sus dificultades para insertarse en la mente norteamericana.

Patricia explicó que en todos los cuentos hay inmigrantes que expresan nostalgia por el país de origen o por el de sus padres. En los titulados Lucho, Vida y Madre Patria esos inmigrantes son latinos y colombianos que no se han asimilado por completo o no desean hacerlo, en el país a donde emigraron. Está presente la conciencia de otredad. De no ser de aquí, ni ser de allá.

La escritora, no obstante, aclara que lo que está sucediendo hoy en Estados Unidos siempre ha existido, aunque está saliendo a la luz pública ahora con su actual presidente y clima político. “Todos mis libros tienen que ver con los inmigrantes, con personas que pertenecen a dos culturas, a dos países y están explorando su identidad. Vida salió en 2010 en Estados Unidos, en una época quizás más inocente pero esos traumas que Sabina, la narradora, afronta están sucediendo hace décadas con los inmigrantes, con los latinos, y siguen”.

El libro, una traducción del inglés al español (posibilidad contemplada por las bases del Premio), ha recibido otros reconocimientos como ser finalista del Premio Pen/Hemingway, destacado como Notable Book por The New York Times y ganador del Florida Book Award.  La obra de Patricia Engel incluye otros dos libros que también han recibido premios en los Estados Unidos. No es amor, es solo París, por ejemplo, ganó el International Latino Book Award y el Elle Reader’s Prize, y ha sido recomendado por Los Angeles Times, Time Out New York, y Flavorwire. Su más reciente novela, The veins of the ocean, publicada en mayo de 2016, fue nominada a mejor libro del año por San Francisco Chronicle, Electric Literature, and Entropy.

Los otros dos escritores finalistas fueron Ricardo Silva Romero con Historia oficial del amor, y Santiago Gamboa con Volver al oscuro valle. Los libros llegaron a la recta final luego de competir con 126 publicaciones de 50 editoriales que fueron postulados tras cumplir, entre otros requisitos, con ser publicados entre el primero de diciembre de 2015 y el 30 de noviembre de 2016.

Ser jurado del Premio fue, para Leila Guerreiro, una posibilidad de sumergirse en el presente de la literatura de Colombia, un país que siente muy cercano. Los otros jurados fueron Mauricio Vélez (docente de literatura en la Universidad), Gloria Rodríguez (bibliotecaria), David Escobar (empresario) y Mario Jursich (editor y escritor).

Leila expresó en la clausura que exponer una obra al criterio de los demás es un acto de coraje y humildad de un escritor y ofreció un discurso sobre el oficio de escribir que culminó diciendo: “Me gustaría terminar con esa convicción, la convicción de que, sin pensar en el resultado, y contra todas las evidencias, la única forma de escribir a lo grande es pasarse la vida empezando a escribir”. ​