PUBLICIDAD

Padres de hijos con síndrome de Down viven preocupados por riesgo del Covid-19

Las familias que viven con niños con síndrome de Down llevan meses preocupadas por el riesgo que estos corren en medio de la pandemia de Covid-19 debido a que su sistema inmunitario es por lo general más débil y ello puede derivar en complicaciones.

Yazmín Mondragón es la madre de Ángel Eduardo, un joven de 21 años con síndrome de Down que, además, padece hipertensión pulmonar y por ello pide todos los días por la salud de su hijo.

“Entran ciertos miedos, el no quererlo perder, el suplicarle a Dios que me deje a mi hijo”, dice este sábado en entrevista con Efe pese a reconocer que no puede tenerlo “en una burbuja” porque esto afecta el estado emocional del joven.

Por el Día Mundial del Síndrome de Down, este 21 de marzo, Sandra Plascencia, pediatra y especialista en esta condición, explica que esta es una alteración genética “que se origina cuando una división celular anormal produce una copia adicional total o parcial del cromosoma 21”.

Esta alteración, se presenta en 1 de cada 700 nacidos vivos y ocasiona problemas en el desarrollo motriz y cognitivo que puede ir de moderado a leve y es por ello que quienes lo padecen deben contar con una educación acorde a sus necesidades.

Pero además, el 50 % de estas personas tienen problemas cardíacos, mientras que gran parte desarrollan alteraciones respiratorias.

Vivir con miedo

Valentina Castellanos es la madre de Osiris, una niña de 14 años que vive con síndrome de Down.

Reconoce que aunque la pequeña ha sido en general muy sana, ahora con la pandemia ha reforzado su protección debido al peligro de contraer el coronavirus.

“(Es) bastante (el riesgo) por lo que dicen, (y por) la condición que tienen son más propensos, nos tienen en alerta con eso”, asegura.

De acuerdo con el estudio “Síndrome de Down y Covid-19: ¿una tormenta perfecta?”, del investigador de la Universidad de Colorado, Joaquín Espinosa, si los pacientes con esta alteración genética se enferman, tienen una probabilidad cinco veces mayor de requerir hospitalización.

En cuanto al riesgo de muerte, es diez veces más grande que el de pacientes sanos de su edad.

LaVibrante.Com