PUBLICIDAD

Mediapro dice que solo sobornó en el caso para adquirir los derechos del Mundial

El grupo audiovisual español Mediapro negó este jueves haber incurrido “en ninguna conducta negligente adicional”, después del acuerdo extrajudicial al que llegó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por el supuesto pago de sobornos millonarios por parte de tres empleados de Imagina Media Audiovisual para obtener los derechos televisivos de las fases clasificatorias de los Mundiales de Fútbol.

Este acuerdo, recuerda la empresa, data “de hace más de dos años”, concretamente en julio de 2018, cuando Imagina pactó con la justicia estadounidense el pago de una multa de unos 20 millones de euros, al reconocer su responsabilidad en pagos irregulares a directivos de la FIFA para obtener los derechos televisivos de la fase de clasificación en las regiones de Centroamérica y Caribe (CONCACAF) para los Campeonatos del Mundo de fútbol de 2014, 2018 y 2022.

Mediapro dio detalles de ese acuerdo esta misma semana a través de un comunicado publicado en su página web que fue recogido por varios medios y hoy precisó que dicho comunicado no arrojaba ningún dato nuevo al caso.

“Para completar la información incluida en la nota de prensa del 14 de noviembre de 2020, Imagina Media Audiovisual desea aclarar que todas las actuaciones y hechos descritos en dicha nota fueron comunicados previamente por la compañía hace más de dos años, en julio de 2018, cuando se alcanzó el acuerdo de no enjuiciamiento con el Departamento de Justicia de Estados Unidos”, precisó hoy en una nueva nota de prensa.

En este sentido, Mediapro apunta que el comunicado emitido esta semana “no presenta nuevas alegaciones ni supone la admisión de nuevas actuaciones más allá de las ya incluidas en el acuerdo de no enjuiciamiento de julio de 2018” y que el Departamento de Justicia de Estados Unidos “no ha manifestado -y la compañía no reconoce- que la compañía haya incurrido en ninguna conducta negligente adicional”.

“Por tanto, cualquier manifestación en el sentido de que la compañía pagó una multa para frenar una nueva investigación es completamente falsa”, concluye Mediapro.