PUBLICIDAD

La Victoria de Colombia ante Bolivia, demuestra que la tricolor es un equipo de Jerarquía histórica

Pese a que los jugadores colombianos obtuvieron varias opciones claras de gol para marcar, James Rodríguez se impuso con un penalti para desempatar y ganar.

Para la selección Colombia del pasado, saborear en la década de los noventa la exquisitez de asistir a un mundial como el de Italia tras 28 años de ausencia desde 1962, revivió el amor futbolístico de los colombianos y reactivó el sentimiento patriótico tanto de hombres como mujeres alrededor de toda la geografía del país, que para ese entonces vivían en medio de la zozobra del conflicto, el terrorismo y el narcotráfico.

A partir de ahí, la tricolor tejió un maravilloso trabajo en equipo que, en conjunto con las directrices de Francisco Maturana y Hernán Dario “Bolillo” Gómez y los pases inolvidables de Carlos, “el Pibe” Valderrama, Faustino Asprilla, Freddy Rincón, Leonel Álvarez, entre otros, la llevaron nuevamente a clasificarse a los mundiales de Estados Unidos (1994) y Francia (1998), respectivamente. Pero desde esta última fecha, la Selección no volvió a ganarse el boleto para asistir a los siguientes certámenes futbolísticos, y en consecuencia, el vacío en tal aspecto iba creciendo pese a su buen momento.

La clasificación a Brasil 2014, triunfo histórico.

Fue entonces cuando en el 2014, la nueva generación de jugadores colombianos compuesta, en ese momento, por Radamel Falcao García, Mario Alberto Yepes, James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Jackson Martínez, Teófilo Gutiérrez, Freddy Guarín y David Ospina, entre otros más, empezaron a deleitar el dulce de un mundial después de 16 años de ausencia en el mismo.

Esta nueva selección, que logró merecidamente ganar un cupo directo al Mundial de Brasil 2014, se ha consolidado por la astucia y el tacto, como principales destrezas y habilidades futbolísticas que este grupo de jugadores dejó entrever  aquel 11 de octubre de 2013, cuando sellaron su clasificación ante Chile en el estadio Metropolitano de Barranquilla, remontando el marcador con un 3 a 3.

La sensación de felicidad, más que una miel en los labios fue un momento histórico que representó orgullo y sentimiento de tranquilidad y prosperidad. Fue la recompensa al esfuerzo, las ganas y la perseverancia de una generación de jugadores jóvenes y con experiencia en equipos de Europa, Suramérica, Centroamérica y de otros continentes.

Detrás de ellos, moviendo los hilos de la ambición del triunfo, ha estado el técnico argentino José Nestor Pekerman, quien ha sido el “timonel” de este barco que viene remando contra viento y marea sin sumergirse en la debilidad.

Expectativa por el Mundial de Rusia 2018.

Hoy, 2 años y 9 meses después, el país está expectante, con Fe y optimismo ante las Eliminatorias que la Selección Colombia viene enfrentando, de cara a ingresar con un nuevo cupo al mundial de Rusia 2018. Actualmente, el nivel de exigencia es grande con un modelo de juego en el que se destacan jugadores como James Rodríguez, Carlos Bacca, Juan Guillermo Cuadrado, Pablo Armero, Carlos Sánchez, Edwin Cardona, Yerri Mina, Duván Zapata, Luis Fernando Muriel, David Ospina, entre otros más, que aportan su grano de arena en medio de un trabajo individual y colectivo.

En el reciente juego de Colombia vs Bolivia en Barranquilla, la tricolor “sudó” la camiseta. Carlos Bacca, se destacó, una vez más, en la delantera.

El factor Pékerman ha sido tan vital y fundamental, puesto que es un entrenador que ha dirigido en mundiales, y eso es un ingrediente esencial que suma para dar la talla. Por tanto, la esperanza de ir, una vez más, a un mundial como el de Rusia 2018, florece la ilusión de ir a jugar en un escenario internacional, con la intensión de descrestar y ganar, sin parar, para triunfar y llegar hasta el final.

Texto: Mario Andrés Polo Gutiérrez.

Fotografías: Infoabe.com, eurosport.es, diario de Yucatán, ole.com y diario La República.

LaVibrante.Com