Fuerza Aérea Colombiana con la satisfacción de haber brindado una luz de esperanza para las comunidades vulnerables que tanto lo necesitan.

Militares y entidades de Gobierno del Vichada se dieron cita hace un año con el fin de realizar la planeación de una Jornada que permitiera la integración de esfuerzos en pro del desarrollo de la comunidad y en especial del mejoramiento de la calidad de vida  de los habitantes del municipio de Santa Rosalía, Vichada.

Fuerza Aérea Colombiana con la satisfacción de haber brindado una luz de esperanza para las comunidades vulnerables que tanto lo necesitan.

Esa iniciativa generó varios meses de trabajo en los cuales se consolidaron compromisos liderados por la Fuerza de Tarea Conjunta ARES y el Grupo Aéreo del Oriente de la Fuerza Aérea Colombiana, con el apoyo del Ejército Nacional, la Armada, la Policía,  el ICBF, la Fundación Amor y Acción por Colombia, la Alcaldía de Santa Rosalía y la Gobernación del Vichada.

Es decir, después de 12 meses de ardua labor de recolección de donaciones, de búsqueda de contactos  y adecuaciones logísticas se logró concretar esta Gran Jornada de Apoyo al Desarrollo en la cual se beneficiaron 1154  personas y se realizaron 3293 servicios en distintas actividades médicas tales como  fonoaudiología, nutrición, pediatría, fisioterapia, medicina general, ginecología, optometría, odontología, sicología, inyectología, laboratorio, farmacia y ecografías para las señoras embarazadas que  en este tipo de lugares no cuentan con la facilidad para recibir la atención respectiva en el tema.

Adicional se entregaron 3000 kilos de carga en donaciones a más de 500 personas las cuales incluyeron medicamentos,  ropa, mercados, zapatos, agua y juguetes que permitirán contribuir a mitigar un poco las necesidades básicas de la población las cuales fueron repartidas por cada familia  durante el fin de semana, en compañía de médicos, militares y autoridades locales y departamentales.

Fuerza Aérea Colombiana con la satisfacción de haber brindado una luz de esperanza para las comunidades vulnerables que tanto lo necesitan.

Durante la actividad se encontraron varios casos de desnutrición infantil que evidencian la importancia de este tipo de trabajo social en la regiones apartadas de Colombia tales como atención de bebés indígenas Sikuani o del Resguardo Esperanza del Tomo, también se brindó soporte a un parto de un bebé que a su vez tuvo que ser evacuado en un avión  ambulancia de la empresa de Servicios Aéreos Especiales contratado por la Gobernación y gestionado por la Fuerza de Tarea ARES,  y la atención de un adulto mayor quien fue atacado por un perro en los alrededores del municipio.

Asimismo se entregó durante la Jornada una biblioteca para los niños y jóvenes del municipio los cuales podrán fortalecer sus habilidades de lectura y escritura siendo este un factor primordial de desarrollo en la comunidad.

Al final los 38 profesionales de la salud volvieron a Bogotá en un avión  C-295 de la Fuerza Aérea Colombiana con la satisfacción de haber brindado una luz de esperanza para las comunidades vulnerables que tanto lo necesitan. Reiterando en conjunto con la Fuerza Aérea el compromiso por el bienestar y la calidad de vida de la población.

Comentarios