Nuevo operador manejaría 24 billones de pesos durante 30 años y solo aportaría 55 mil millones.

Este viernes 8 de septiembre se dio el segundo debate al acuerdo mediante el cual se autoriza la creación de una IPS empresa de economía mixta para la prestación del servicio de salud a más de 620 mil usuarios afiliados al régimen subsidiado en el Distrito Industrial y portuario de Barranquilla, en reemplazo de la IPS Antioquia, quien ha anunciado en varias oportunidades su retiro de la prestación del servicio en la ciudad por la situación financiera que afronta por el no pago de las EPS, la cual estaría hasta el 31 de diciembre de este año.

Lo extraño es que un término de 5 días hábiles, en sesiones extraordinarias, donde todavía muchos ciudadanos estaban ocupados en el partido de la selección Colombia  Brasil, se tramitó el acuerdo en el Concejo Distrital de Barranquilla,  que por  analogía de trámite legislativo se asemeja a un FAST TRACK,  a pesar de ser  un acuerdo donde se define la salud, el tratamiento de enfermedades , morbilidad, mortalidad, la prevención y promoción de enfermedades y donde comprometieron cerca de 24 billones de pesos a término de 30 años.

Durante el trámite de 2 sesiones ( comisión y plenaria) no hubo convocatorias a ninguna organización médico-científica, veedores, organizaciones comunales y edilicia, liga de usuarios, asociación general de médicos de Colombia, sector gremial y político; es decir, un trámite parecido al FAST TRACK, por la urgencia de un proyecto cuya ejecución billonaria, demuestra los oídos cerrados a la comunidad del gobierno Distrital ante un 97% de aceptación, que permite no consultar a nadie, convirtiéndose esta situación en una dictadura no conveniente para la democracia de nuestra urbe.

En consecuencia, este acuerdo tramitado de manera rápida y en tiempo records, acogiendo la analogía del congreso del FAST TRACK, aprobó la creación de una empresa de economía mixta con un capital accionario del 35%  de acciones, perteneciente a un operador privado con un capital de 55 mil millones de pesos, los cuales se invertirían en un periodo de 2 años, a pesar, que el capital a manejar es de 24 billones en 30 años. Materializándose este negocio como una concesión más para la ciudad, las cuales habían sido rechazadas por los gobiernos Char-Noguera-Char, y que le va a salir muy oneroso a la ciudad.

Con estos argumentos se puede inferir que un operador es  innecesario ante un buen escenario financiero consolidado en el presupuesto de la salud en Barranquilla; por tanto, es evidente un gran negociado en contra de nuestra ciudad para enriquecer unos cuantos en detrimento de los intereses de nuestra ciudad y especialmente en  un derecho fundamental como es la vida, la cual será manejado por un privado como negocio  o ganancia, en oposición al eslogan del plan de desarrollo distrital “Barranquilla capital de vida”.

Para finalizar, es muy doloroso para el recurso humano que presta el servicio de la salud en nuestro Distrito, seguir recibiendo un pago injusto de las cooperativas que se enriquecen en detrimento de sus salarios, honorarios y prestaciones; no obstante, se ha observado un silencio de  parte de las organizaciones de la salud que permite inferir complacencia con la nuevo operador.

 

Ciudad Educadora

Por: Rafael Sánchez Anillo

Cualquier aporte o crítica, enviar a: rafaelsanchezanillo@hotmail.com

Comentarios