Puede que el estilo sea asunto de individualidad, pero a menudo nuestros apetitos en esta materia responden colectivamente a circunstancias del momento, sino hablemos de tendencias – Lo que ayer fue considerado demodé, puede cobrar relevancia mañana, incluso si en algún momento no fue del agrado de todos. Por fortuna la carta de color es una manera fácil y segura para quienes quieren actualizar su look sin mayores dramas, (podría decirse). Pero, qué pasa cuando el color es precisamente un asunto de mayor consideración? Mientras que en 2016 la dupla rosa quartz y serenity pareció complacer a la mayoría, en 2017 la gloria del Greenery puede no entusiasmar a todos.

Por aspectos como nuestra tonalidad de piel, o simplemente por cuestión de gustos, el verde no es la primera opción de muchos, pero recordemos que es un neutro de la natuaraleza y contrario a lo que podemos pensar, con el podemos lograr armoniosas asociaciones de color, basta con mirar la naturaleza y sus patrones, (o consultar el circulo cromatico aqui)

Ha pasado un tiempo considerable desde la ultima vez que vestí de verde y considerando que ya era tiempo de salir de la zona de confort pastel que he venido llevando, quise probar una dosis de este color. Aunque reconozco que mas que la tendencia, fue el estilo, lo que motivó mi elección, – Los wrap dresses o vestidos cruzados son bastante halagadores y fáciles de llevar, Si ven mi Instagram podrán observar que me he vuelto asidua a este estilo que Diane Vonfurstenberg hiciera famoso en los 70’s. Volviendo al color, aunque este tono verde puede parecer algo severo para algunos, su estampado de rosas y un calzado en contraste lo hacen lucir romatico y vivaz. Espero que les guste este look, pueden encontrar un link al final para encontrar este y otros atuendos similares!

Por: Scarlett Vargas

Comentarios