PUBLICIDAD

Con 6 nuevas ambulancias, el Distrito continúa moviéndose por la vida de los barranquilleros – @jaimepumarejo

“Seguimos fortaleciendo nuestro modelo de salud, que probó su robustez durante la emergencia”: alcalde Pumarejo. Viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, dice que las unidades de salud hacen parte de una alerta de ciudad que ni el Distrito ni la Nación descuidan.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins y el viceministro de salud, Luis Alexander Moscoso, pusieron al servicio de la ciudadanía barranquillera seis nuevas ambulancias que consolidarán la atención de la red pública, al concluir una ronda de revisiones sobre la emergencia que derivó en la ciudad los casos de COVID-19.

Moscoso, de hecho, reportó que Barranquilla va tan bien en el manejo de la crisis que ya es modelo nacional en muchos aspectos, pero dijo que “no podemos descuidarnos”. De ahí estas ambulancias, las cuales “ratifican que seguimos en estado de alerta”.

La entrega se hizo en la Plaza de la Paz, con el acompañamiento del secretario distrital de Salud, Humberto Mendoza, y la gerente de MiRed IPS, Martha Rodríguez, entre otros funcionarios.

Las nuevas unidades móviles llegan a consolidar un sistema de salud que, según el alcalde Jaime Pumarejo, probó su solidez durante la pandemia.

“Cada inversión que hemos hecho en los últimos 12 años nos ha dado el mejor sistema de salud de Colombia, el cual nos permitió, a su vez, darle atención en la peor parte de la emergencia a quienes más lo necesitaban”, señaló el mandatario.

“Seis  ambulancias: una para cada uno de nuestros CAMINO, eso quiere decir que nuestra oferta, nuestra robustez en los servicios de salud sigue creciendo”, agregó.

Cada una de las unidades médicas de Barranquilla será dotada con respiradores móviles que el Distrito adquirió durante los primeros meses de la pandemia, los cual garantiza una atención inmediata a los pacientes en remisión que así lo requieran.

El secretario de Salud, Humberto Mendoza, explicó que harán énfasis en la atención de los 682.000 barranquilleros del régimen subsidiado, si bien estarán al servicio de toda la ciudad.

En todos los casos “mejoraremos los tiempos de traslado y generaremos oportunidad en salud, dos de los principios básicos de la calidad en la atención”, precisó Mendoza.

La  inversión fue de 1.135 millones de pesos, de los cuales el Gobierno Nacional aportó 435 millones de pesos y el Distrito 700 millones de pesos.

“En ocasiones, la vida depende de la llegada a tiempo de una ambulancia. Nuestra intención es ganar siempre la carrera de la vida”, dijo Pumarejo, quien retieró que “estas inversiones fortalecen nuestro sistema para que cada día le preste mejor servicio y los barranquilleros puedan estar tranquilos”.

Las ambulancias prestarán un servicio sostenible, que no le cuesta a los barranquilleros porque se sostiene con los ingresos que recibe la red.

El viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, explicó que estas seis ambulancias ratifican la alerta colaborativa en la que se encuentran el Distrito y el Gobierno nacional.

Moscoso estuvo durante dos días en Barranquilla, revisando con el alcalde Jaime Pumarejo y su equipo de gobierno, el avance del manejo de la emergencia por COVID-19.

El viceministro resaltó que las cifras en la ciudad están bajo control y siguen por debajo de los promedios normales.

“Barranquilla registra un balance positivo: hemos avanzado, tenemos una baja tasa de contagio y una letalidad reducida, pero no estaremos tranquilos mientras el virus está en la calle”, señaló.

El número de fallecimientos por COVID-19 que evidencian los reportes oficiales, en efecto, se ha sostenido en un dígito, e incluso ha estado en varias ocasiones en cero. A su turno las tasas de positividad se mantienen bajas con promedio de un 7%  y la disminución en los usos hospitalarios se encuentra estable en un 5% para las UCI destinadas a pacientes COVID-19.

“Podemos salir y hacer vida productiva, podemos recuperar lo que nos quitó el virus: ir al restaurante, a la playa, podemos hacer turismo, pero siempre de forma responsable y entendiendo la advertencia de que el virus está aquí”, dijo el viceministro.

Indicó que este es un trabajo en todos los frentes. “Si cada uno hace lo que corresponde, probablemente no vamos a tener en Barranquilla y el Atlántico nuevos brotes”, declaró.

A las autoridades, dijo, les corresponde hacer monitoreos e ir tomando las decisiones que cada señal vaya dando.

Las ambulancias, por ejemplo, son un ejemplo de la preparación constante en la que anda Barranquilla.

Con las 5 ambulancias de transporte asistencial básico y una de transporte asistencial medicalizada se aumenta a 8 el número de unidades móviles disponibles en la red pública hospitalaria compuesta por los PASO y los CAMINO.

Estarán ubicadas estratégicamente en las cinco localidades, en cercanías a los CAMINO La Luz- Chinita, La Manga, Suroccidente El Pueblo y Adelita de Char.

Las ambulancias entregadas tienen todas las características requeridas con todos los dispositivos y elementos esenciales para la estabilización de pacientes durante su traslado a otra institución de salud.