PUBLICIDAD

Anciano fallece en calle de Bogotá después de mal servicio en la EPS

anciano-fallece-bogota-lavibrante

Siempre son los más humildes los que padecen la inclemencia de un sistema de salud que parece no funciona nunca en Colombia. Dolorosamente son historias donde la muerte siempre está rondando y a veces llega.

Según la hija del occiso, acompañó a su padre, de 71 años, a la Clínica de Occidente, ubicada en el populoso barrio del 20 de julio en Bogotá. Cuando lo atendieron, para sus dolencias únicamente le dieron unos analgésicos. Atención irrisoria para sus necesidades. Sin embargo, el hombre junto con su hija, resignados recibieron la exigua medicina y salieron del centro asistencial.

Para su retorno tomaron un bus del servicio urbano, durante el trayecto quedaron en medio de uno de los tradicionales trancones de la ciudad. Avanzados en el camino decidieron bajarse pues el anciano no se sentía bien, caminaron unos pasos y el abuelo se descolgó, perdió fuerzas, quedó tendido en el suelo de un andén de la capital y falleció ante la mirada atónita e impotente de su descendiente.

Esta escena que suena tan aterradora, es el reflejo de un sistema que no responde a las necesidades de los colombianos atentando contra su calidad de vida.

A la familia solo les queda el dolor de perder a su ser querido. Y de las responsabilidades y negligencias por estos hechos, ¿quién responde?