PUBLICIDAD

AGROSAVIA realiza monitoreo sanitario en ovinos y caprinos en comunidad indígena Wayuu en la Alta Guajira Agustín Codazzi, Cesar

El seguimiento productivo del rebaño y el monitoreo de variables sanitarias en los animales durante la época seca y lluviosa es una de las actividades que realiza el equipo de investigadores del Centro de Investigación Motilonia con el apoyo del equipo técnico del Parque Nacional Natural de Macuira en el marco del convenio celebrado entre Patrimonio Natural Fondo para la biodiversidad y áreas protegidas, Parques Nacionales Naturales de Colombia – Dirección Territorial Caribe y AGROSAVIA – Corporación colombiana de investigación agropecuaria.

En esta ocasión el trabajo a realizar en la Alta Guajira estaba enfocado a cumplir con dos objetivos muy claros, el primero era acercar a los miembros de la comunidad indígena Wayuu a la ciencia y el segundo lograr resultados con mayor confiabilidad, de esta manera el grupo de trabajo liderado por la investigadora Clara Rúa trasladó hasta el sector de Tawira en la Alta Guajira, los equipos, instrumentos e insumos necesarios para la realización de la actividad de monitoreo sanitario del rebaño ovino caprino de la comunidad. Un microscopio, una microcentrífuga, un ecógrafo y un termohigrómetro, entre otros, son algunos de los equipos que se llevaron a la comunidad, además de los elementos e insumos de trabajo que se utilizan en la unidad de salud animal del Centro de Investigación Motilonia, ubicado en el municipio de Agustín Codazzi – Cesar.

Con el objetivo de conocer la dinámica y prevalencia de parásitos gastrointestinales en los ovinos y caprinos, se tomaron muestras de heces directamente del recto de 87 animales, las cuales fueron procesadas durante dos días en la ranchería bajo la técnica de MacMaster para posteriormente realizar el recuento de huevos a través de un microscopio óptico con objetivo 10x, actividad realizada por el profesional de apoyo a la investigación Cristian Camilo Hernández. Se observaron diferentes grupos de parásitos entre nematodos, protozoarios y cestodos y Eimeria spp, esta última causante de la peligrosa y famosa “Coccidia” en los animales. Se observó mayor prevalencia en etapa de crecimiento y animales adultos.

También se evaluó la presencia de parásitos a través del método de FAMACHA©, el cual relaciona la coloración de la conjuntiva del ojo con el estado anémico ocasionado por parásitos gastrointestinales, principalmente asociado a Haemonchus contortus, pero no contempla las infecciones por hemoparásitos u otras afecciones clínicas. Esta técnica de FAMACHA©, junto con el conteo fecal de huevos y el hematocrito (Hto) son los métodos más utilizados para la medición de presencia e impacto clínico por parte de este helminto. “El 67.82 % de los animales evaluados presentó una coloración de mucosa roja, lo cual indica que los animales aparentemente pueden presentar poca carga parasitaria o ser resilientes a la presencia de parásitos gastrointestinales”, comenta la investigadora Sandra Perdomo del Centro de Investigación Motilonia, responsable de la actividad. Por otra parte la investigadora Clara Rúa, líder del proyecto, adiciona que “tenemos una hipótesis frente a la infestación por parásitos gastrointestinales en la Guajira y es que los animales realizan un “control natural” para evitar este tipo de enfermedad, en el cual contribuye las diferentes especies arbóreas y arbustivas forrajes que consumen los animales, las cuales ya hemos analizado por tecnología NIRS evidenciando en su composición altos contenidos de biocompuestos (conocidos como taninos, principalmente) los cuales por diferentes estudios realizados parecen contribuir como “desparasitante natural” en ovinos y caprinos”.

Para estimar el porcentaje de hematocrito en campo, se tomaron muestras de sangre de los animales y se realizó la técnica de microhematocrito en microcentrífuga y posteriormente se evaluó en la tabla de lectura. El hematocrito nos da una idea de la cantidad de glóbulos rojos en la sangre, para los ovinos y caprinos diferentes autores plantean que puede estar entre el 27 y 45 %. En el muestreo encontramos los animales de dentro del rango normal y solo un (1) ovino presentó un valor por debajo de lo normal (5.88 %).

En este trabajo de campo se realizaron también diagnóstico de preñez por ultrasonografía, donde se resalta el alto conocimiento y experiencia del pastor encargado del rebaño en identificar aquellos animales gestantes, lo cual fue comprobado con el ecógrafo. Para complementar el ejercicio de investigación se realizó también una encuesta, medición de variables climáticas y diagnóstico del estado de bienestar animal de los mismos teniendo en cuenta las cinco libertades: Libre de hambre, sed y desnutrición, libre de miedos y angustias, libre de incomodidades físicas o térmicas, libre de dolor, lesiones o enfermedades, y libre para expresar las pautas propias de comportamiento.

Clara Rúa manifiesta que “se espera continuar con las actividades de campo relacionadas con el seguimiento productivo del rebaño, con el pesaje mensual, el registro de los partos y la identificación de nuevos animales con tatuaje, prácticas que se desarrollan con el pastor encargado del rebaño y el equipo técnico de PNN La Macuira. De verdad que nos sentimos muy satisfechos de observar el compromiso de la comunidad con estas actividades, para el mes de febrero del 2021 se registraron más de 30 partos de caprinos principalmente, se pesaron todas las crías al nacimiento y se tatuaron, esta información se lleva en el libro de registros y también en software, con lo cual a la fecha tenemos un rebaño de 140 animales, principalmente caprinos”.

LaVibrante.Com